La Cuevona es una cavidad natural que da acceso al pueblo de Cueves del Agua, a apenas 6 kilómetros de Ribesella. Es una de las pocas cavidades que se pueden atravesar por carretera. El recorrido por dentro de la cueva tiene una longitud de 300 metros.

Durante este recorrido pueden apreciarse diferentes formaciones como estalactitas o estalagmitas. Algunas de ellas reciben nombres como «La lengua del diablo» o «Las barbas de Santiago» debido a sus espectaculares formas y envergadura. Cuenta con diferentes puntos de iluminación que permiten que se pueda atravesar a pie. Para esto puede dejarse el coche en un aparcamiento habilitado para los visitantes que se acerquen a visitar este idílico lugar.

En este vídeo de Marina Vidiago, se puede ver la travesía de la Cuevona en coche.

La Cuevona ha sido desde siempre el único acceso al pueblo de Cueves del Agua con apenas un centenar de habitantes. Se trata de uno de esos pueblos con gran encanto a la ribera del río Seya y a la sombra de montes como Las Torres, La Pandiella o El Colláu. Además, es el pueblo con mayor número de hórreos del municipio y es el inicio de la Ruta de los Molinos la cual te permite descubrir el funcionamiento de estos molinos de diferentes épocas.

Este entorno es escenario de los Conciertos Clásicos de La Cuevona que se llevan realizando durante varios veranos como una de las actividades del programa cultural del verano de Ribesella. Año a año, ha ido ganando calidad en sus intérpretes y se ha convertido en un encuentro de profesionales de gran prestigio, con experiencia reconocida y contrastada en todo el mundo.