Las romerías y ‘folixesde prau’ son sin duda las protagonistas en el verano de los asturianos. El buen tiempo propicia que numerosas localidades celebren estos eventos que aúnan tradición, gastronomía, naturaleza y música.

Asturies tiene muchas costumbres y tradiciones bien conocidas por todo el mundo: la sidra, la fabada, el hórreo… pero seguramente hay una que los asturianos, y sobre todo los más ‘folixeros’ esperan con ansias. Hablamos de la «folixes de práu», que ocupan casi toda la agenda del verano en nuestra tierra.

Estos eventos van relacionados con Romerías en honor a un patrón o algún acontecimiento especial. Muchas personas se involucran en ellas: asociaciones de vecinos, orquestas, y todos los lugareños. Cuando se comienza a escuchar el sonido de la gaita, se siente el aroma de la sidra ‘rebotando’ en los vasos y ves bollos preñaos a borbotones, estamos sin duda en una fiesta de prao.

Su encanto reside en que se celebran al aire libre, en un espacio rodeado por el verdor de la naturaleza y donde puedes comer, beber y bailar las mejores canciones asturianas rodeado de familia y amigos. Si bien es cierto que hoy en día parece que las fiestas de prao han sido ‘invadidas’ por los jóvenes, no dejan de ser fiestas familiares donde familias enteras montan picnics en el campo y disfrutan de una gran jornada.

Entre las más destacas están El Carmín de la Pola (se celebra cada año en el mes de julio, el lunes posterior a la celebración de Nuestra Señora del Carmen), El Xiringüelu de Pravia, que se celebra cada primer domingo de agosto, el Descenso Folclórico del Nalón en agosto, donde se mezclan amigos, disfraces y embarcaciones con mucho humor y diversión.

Estas fiestas son patrimonio de nuestra tierra y la mayoría de asturianos esperan su vuelta pronto, puesto que debido a la pandemia del coronavirus, en verano de 2020 se han suspendido en su totalidad. Y es que algo tienen estas fiestas para Asturies que el que va, repite.